¡Bienvenido!

REGISTRAR

ALBERTO COBO DÍAZ

SOBRE MÍ

 

 

Todo empezó cuando nací. Mi carácter difícil, independiente, libre y social no me ha permitido, ni me permite, resignarme a vivir la vida con ningún tipo de limitación, freno o resignación. Mi vida ha sido y es una vida feliz, con unos padres humildes cuya mayor ilusión a lo largo de toda su vida ha sido, simple y llanamente, disfrutar de cada segundo con su familia. Este ejemplo de vida me ha hecho tener unos valores muy firmes.

 

Mis abuelos por parte de madre eran pastores de ovejas en un pueblo de 300 habitantes y mis abuelos por parte de padre eran asalariados de campo. Personas de pocas palabras, honestas, y de las que su palabra era más válida que la firma de un contrato realizado por el mejor bufete de abogados del planeta. Mi abuelo Julian perdió un brazo en la guerra civil Española; mi abuelo Eulogio jamás habló de lo sucedido en esa etapa de su vida. Solamente recuerdo el sentimiento de protección absoluta que tenía cuando estaba con ellos en su silencio, en aquellas cenas de sardinas humildes en esas casas frías que solo tenían estufa en el comedor y en las que nos subían a los niños corriendo por las escaleras a unas camas que parecían que estaban mojadas de la humedad que había y en las que nos metían corriendo con una bolsa de agua caliente. Jamás nos faltó el cariño y una referencia de quien éramos y cuál era la forma correcta de comportarnos con nuestros seres queridos y el resto de los vecinos del pueblo.

 

Esa disciplina o sentimiento por el que cualquier persona mayor tenía el derecho de corregirte por la calle, tú simplemente lo aceptabas y respetabas porque venía de un mayor.

 

 

 

Todo aquello ha pasado hace escasos 40 años de mi vida y lo guardo y tengo presente cada día.

Mi pena surge cuando todos mis recuerdos se han simplificado a leves recuerdos de ciertos momentos. Me cuesta poner cara a mis abuelos y, mucho más, al resto de los vecinos del pueblo y de mi ciudad de los que, aunque guardo algunos recuerdos, no guardo ninguna fotografía.

Ahora, teniendo tan presente las personas que hemos perdido tan rápidamente con el Vírus, mi corazón se apena. Ha sido este sentimiento el que me ha inspirado a no consentir que la pérdida de estas personas y las que he ido perdiendo a lo largo de mi vida, caigan en el olvido y no podamos tener un lugar donde dirigirnos a refrescar ese recuerdo cariñoso y afable de los seres que han compartido un poco, o mucho, del camino de nuestra vida.

Por eso, he creado www.LiveCobo.com, con el egoísmo propio de poder tener a mano, en cualquier momento, un lugar que me permita tener acceso a mis compañeros de vida perdidos, a los cuales les guardo un lugar en mi corazón.

He puesto este nombre a mi ilusión www.LiveCobo.com por dos motivos. El primero, porque quiero generar un sitio de ilusión, pasión, positivismo, amabilidad, humildad, respeto hacia mí mismo y hacia mis prójimos; una forma de enfoque de mi vida (Live) personal que traslado a mis hijos cada día. En segundo lugar, Cobo, mi primer apellido, heredado de mi padre, de mi abuelo, de mi bisabuelo, de mi tatarabuelo... y que dejaré a mis hijos, los que heredarán mi apellido y mi ilusión reflejada en www.LiveCobo.com y que serán responsables de dejarlo a sus descendientes para que estos a su vez lo dejen a los suyos.

¡Vaya regalo más bonito y qué gran inspiración para seguir adelante en momentos de flaqueza y responsabilidad para seguir con este legado mío y de cada miembro que pertenezca a él!

Ojalá TÚ te sientas un poco identificado conmigo en algunos sentimientos de añoranza hacia quien no está presente ahora en tu camino. Ten calma, la vida se pasa rápidamente y a todos nos llega irnos y faltar a otras personas. Déjales un recuerdo escrito por ti para que con tus palabras sepan identificarte, recordarte y tenerte presente. Cuéntales quién fuiste, qué aventuras viviste, qué te inspiró, tus amigos, tus seres queridos, tus pasiones.... diles quien fuiste, en definitiva. Quizás algún día algún biznieto, familiar o amigo quiera recordar tus defectos o virtudes viéndote y hacerte presente.

Por favor, no les quites saciar ese momento. Cada uno de nosotros es más importante de lo que nos creemos en la vida de las personas con las que compartimos nuestro camino.

Por eso te invito a que todas estas acciones las realices en www.LiveCobo.com y compartas esta ilusión conmigo.

Quiero dar las gracias a todas las personas que me han apoyado en este proyecto y han contribuido a que esta ilusión salga adelante.